Comunicatelling

Comunicación y Liderazgo

Estrategia y narrativas

La comunicación es un diálogo y una relación permanente y, por eso, precisa como herramientas de historias poderosas, argumentos, relatos, conceptos y marcos comunicativos atrayentes y de un lenguaje eficaz.

 
Comunicar es trascender. Creo en el poder del lenguaje y de la palabra en la comunicación. Creo en el poder de la comunicación generadora de sentido, en el que la estrategia define las historias, y también en sentido inverso, las historias redefinen las estrategias, retroalimentándose. Comunicar es conocer y dialogar.


El método “comunicatelling” contempla cuatro etapas que garantizan el poder narrativo en la comunicación:
• Estrategia narrativa: Se definen las historias, sentidos y significados que desarrollen la estrategia de comunicación corporativa, institucional o política.
• Estrategia de encuadramiento y lenguaje: Se establece el lenguaje propio (palabras, imágenes y todos los códigos) adecuado al a estrategia narrativa y a la estrategia de comunicación.
• Estrategia de contenidos. Se requiere una estrategia de contenidos escritos, audiovisuales y digitales que despliegan la estrategia narrativa.
• Y, finalmente, se requiere un ‘tracking’ de coherencia narrativa y transmedia en todos los contenidos comunicativos.

Comunicación corporativa en la sociedad red

Creo en las marcas y en las empresas que tienen un relato propio, una esencia organizativa y que comprenden la importancia de la relación con sus públicos y con la sociedad.

La comunicación corporativa también crece en complejidad cada día en consonancia con un enfoque mucho más complejo: la reputación asociada al propósito organizativo. Todo ello, con agentes mucho mejor informados, más exigentes y más activistas en sus comportamientos.

Hoy esta comunicación corporativa tiene como uno de sus centros de operaciones las relaciones institucionales, el lobby y la diplomacia corporativa con el fin de conseguir legitimidad y confianza para desplegar mensajes, ideas, argumentos y conceptos en el ámbito de los asuntos públicos en los que se desenvuelven empresas, instituciones y organizaciones.

Un segundo foco de acción de la comunicación es el ámbito financiero y accionarial. Aparecen nuevos agentes y se convierte en esencial la comunicación con accionistas, proxy advisors y activistas accionariales, el conocimiento de sus públicos, intereses, targets, regulaciones y de las técnicas de comunicación política (desde los modelos de ‘agenda setting’, ‘framing’ a la formación de opinión).

Medios de comunicación

Esta comunicación corporativa, reputacional, institucional y financiera de las organizaciones contiene un fuerte componente digital, de relaciones con los medios y de influencia en los asuntos públicos. Algo que requiere estrategias más globales, con mensajes mucho más afinados, relatos más sólidos y una coherencia plena de toda la actividad comunicativa en escenarios mucho más multilaterales y abiertos.


Vivimos en la era de la mediatización en la que hay que narrar historias, no cuentos y, por tanto, es necesario conocer los lenguajes y códigos mediáticos.

Diplomacia Corporativa

En la diplomacia corporativa la clave es la reputación y la legitimidad de las organizaciones. Requiere empatía, inteligencia, conocimiento los públicos y grupos de interés. Requiere diálogo, habilidades relacionales y comunicación. Y, sobre todo, requiere convicciones.

Conflicto, riesgo y crisis

Vivimos en la sociedad del riesgo. Hoy más que nunca se requieren respuestas comunicativas a la pregunta ¿cómo desarrollar la comunicación de una organización, de una institución, de una política pública, en una sociedad compleja, dónde el enfrentamiento es permanente entre todos los agentes y actores, cada uno en defensa de sus intereses legítimos (y por tanto, todos ellos interviniendo en los procesos de comunicación)?

 
El centro de operaciones de la comunicación organizativa requiere de una visión global de los intereses, del escenario comunicativo, de la gestión de los eficaz de los riesgos, del conflicto y de la crisis incluyendo procesos de negociación, relaciones con medios, búsqueda de apoyos y consenso, asociado a las estrategias on line y offline de relato asociado a estos procesos.


Requiere comprensión de la realidad y su complejidad, estrategia, diseño de acciones, creación y difusión de relatos y contenidos, toma de decisiones, proporcionando certidumbre y seguridad (incluyendo la postcrisis y la recuperación de la reputación). Toda crisis es un aprendizaje.


La gestión del conflicto, la gestión del riesgo y de crisis son procesos en dónde la organización se la juega en cada paso, en cada acción y requiere competencias y habilidades comunicativas específicas para prever lo imprevisible, para gestionar cada escenario con eficacia, para minimizar y conducir los efectos, con el fin de apalancar los valores y la reputación de las organizaciones, mantener y recuperar el posicionamiento como guía.

Puntos de encuentro

Creo en la hibridación, en la integración, en la combinación de disciplinas. Defiendo que aprendizajes, herramientas y técnicas de la comunicación política son directamente necesarias en la comunicación corporativa y en el marketing.

Líderes y marcas personales

Las organizaciones requieren nuevos líderes que comprenden la importancia y dimensiones comunicativas de la sociedad red.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print