Comunicatelling

Comunicación corporativa e institucional

La comunicación institucional adquiere su sentido cuando se orienta a la reputación y a la gestión de las conversaciones con los agentes y partes interesadas (stakeholders), para ganar influencia, construir reputación y confianza::

La comunicación corporativa también crece en complejidad cada día en consonancia con un enfoque mucho más complejo: la reputación asociada al propósito organizativo. Todo ello, con agentes mucho mejor informados, más exigentes y más activistas en sus comportamientos.

Por eso, en primer lugar, la comunicación corporativa tiene como uno de sus centros de operaciones las relaciones institucionales, el lobby y la diplomacia corporativa con el fin de conseguir legitimidad y confianza para desplegar mensajes, ideas, argumentos y conceptos en el ámbito de los asuntos públicos en los que se desenvuelven empresas, instituciones y organizaciones.

Un segundo foco de acción de la comunicación (muy relacionado con el anterior) es el ámbito financiero y accionarial. Aparecen nuevos agentes y se convierte en esencial la comunicación con accionistas, proxy advisors y activistas accionariales, el conocimiento de sus públicos, intereses, targets, regulaciones y de las técnicas de comunicación política (desde los modelos de ‘agenda setting’, ‘framing’ a la formación de opinión).

Esta comunicación corporativa, reputacional, institucional y financiera de las organizaciones contiene un fuerte componente digital, de relaciones con los medios y de influencia en los asuntos públicos. Lo que requiere estrategias más globales, con mensajes mucho más afinados, relatos más sólidos, enfoque hacia la reputación y una coherencia plena de toda la actividad comunicativa en escenarios mucho más multilaterales y abiertos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print